¿Porqué los caminos?

Escribe Sébastien Jallade[1]

No es novedad extender el simbolismo de los caminos a la cuestión territorial y cultural. Vectores de la idea de flujo, intercambio, circulación de las mujeres y hombres que habitaron y habitan la región y por ende de la construcción de relaciones sociales, esta metáfora conlleva a la cuestión de la transmisión, la memoria, la cultura.

Sin embargo, en el Perú, y aun más en el caso de los Andes peruanos de los siglos 20 y 21, los caminos tienen una larga historia de narrativas y políticas públicas sumamente antagonistas. Hicieron de las vías de comunicación o las rutas – los caminos en general – el reflejo de imaginarios territoriales a veces fundamentalmente divergentes.

Javier Protzel contaba en un libro publicado en 2013, Espacio-tiempo y movilidad. Narrativas del viaje y de la lejanía[2], cuanto las migraciones, la construcción de rutas y vías férreas, a lo largo del siglo 20, trasformaron profundamente la percepción de los Andes peruanos. Este movimiento se refleja en la literatura, en el cine, en la música, en la poesía. Son muchos los ejemplos donde las rutas modernas o antiguas son el vector de utopías o esperanzas de sus propios autores.

En un libro de Gerbi, publicado en 1940[3], se les asigna un ideal patriótico: las carreteras serían portadoras de valores como los de “solidaridad social”, “unión nacional”, “valor turístico”, “función político-estratégica”. Gerbi hace de ellas un “instrumento de equidad y fin de los monopolios”, atacando indirectamente el régimen de haciendas que dominaba el país. Se inscribe, mas allá de su visión crítica y de algunas de sus intuiciones, en una visión clásica por parte de las elites del país, es decir en una tradición de subordinación de los Andes peruanos en beneficio de la construcción de una imagen lírica del territorio nacional.

En otro libro, Paisajes peruanos[4], de la Riva-Agüero y Osma, cuando el autor recorre los andes peruanos de Cusco a Jauja, a pie, es para formular un relato donde el paisaje social está básicamente ausente: el cara a cara con la naturaleza es grandioso, las emociones son sublimadas por las huellas del pasado, donde todos los grandes momentos de la historia del Perú –prehispánico, colonial, republicano– son idealmente representados. Construye un itinerario en el que predominan los lugares de memoria de la patria que él reivindica, un viaje marcado por una “temporalidad conmemorativa, ajena al presente”, como los describió Protzel.

En un registro totalmente opuesto, Ernesto Bonilla del Valle describirá un imaginario de movilidad en las antípodas del de Riva-Agüero y Osma. En su libro Jauja: estampas del folklore (1946)[5], Bonilla utiliza también los antiguos caminos como soporte simbólico de su narrativa. Pero al retornar a su tierra natal, el autor constata su condición de extranjero en su propia tierra. Desarraigado, el “camino real” se convierte entonces, en sus textos, en sinónimo de refugio, de otra relación con el tiempo y el espacio. Su literatura está profundamente marcada por la nostalgia de la migración.

Es el caso también de José María Arguedas, el célebre escritor y antropólogo peruano, que utiliza el artefacto de los caminos en su novela Los ríos profundos, escrita en 1958[6]. Arguedas cuenta la historia del joven Ernesto, que sigue a su padre, abogado itinerante entre Andahuaylas y Cusco. En uno de los capítulos de su libro, el niño, estudiante en Abancay, baja al puente Pachachaca para escapar del arrogante mundo de la ciudad de Abancay, en la que se sentía un completo extraño. El Pachachaca arguediano es la puerta que separa dos maneras de vivir el espacio andino. En los Andes rurales, el quechua, el mundo de los antiguos caminos. En las ciudades, el internado en castellano, el mundo de las haciendas, una modernidad sedentaria que da la espalda al territorio andino. Arguedas ubica aquí la ruptura histórica, social, culturalmente riesgosa, entre memoria y territorio.

La invocación de los caminos a lo largo del siglo 20 no solo es una construcción literaria: en los años 1920, el gobierno del presidente Augusto B. Leguía dispuso un gran programa de construcción de “rutas de penetración” a través de un servicio laboral obligatorio, con la Ley de “conscripción vial” que fue aprobada en 1921. Calificándola de “gran cruzada para el Perú de mañana”[7], esta política instauró una relación directa entre la retórica del progreso, las vías de comunicación en los Andes y una utopía colectiva, que se preciaba de ser inclusiva, pero cuyas bases eran eminentemente autoritarias.

Podemos citar también a Fernando Belaúnde Terry, promotor de la carretera marginal de la selva y de grandes programas de infraestructura en los Andes peruanos. En su libro, “La conquista del Perú por los peruanos”, publicado en 1959, Belaúnde hace de las vías de comunicación antiguas y modernas que atraviesan los Andes una “tradición vial”, inscribiéndose en los pasos de Gerbi.

El giro del “conflicto armado interno” es también otro momento emblemático, que produjo un cambio profundo en torno a las narrativas sobre los caminos. El Perú de la postguerra favorece la articulación entre el imaginario de los “caminos de la modernidad” y la reivindicación del pasado prehispánico, al servicio de la construcción de la Patria. Este movimiento se refleja en las políticas públicas del ministerio de cultura peruano, a través por ejemplo del Proyecto Qhapaq Ñan de los últimos años.

Los que estuvieron presente en el Machu Picchu el día de la entronización de Alejandro Toledo como Presidente de la República, en el 2001, pudieron escuchar el discurso de su esposa, Eliane Karp, para quien el Qhapaq Ñan debía proyectar “hacia el futuro la integración de los pueblos y la modernidad democrática” del país[8]. Se invierte así, año tras años, el valor atribuido a los antiguos caminos incas: negados durante muchas décadas del siglo XX, se convirtieron entonces en herramientas y argumentos políticos para emprender un proyecto de “reconciliación” nacional a través del patrimonio. Se vuelven un artefacto de políticas públicas que sienten las bases de una cierta visión de desarrollo de los Andes peruanos a través de una utopía memorial por alcanzar.

Entonces, partiendo de estas constataciones, ¿porqué los caminos?

Asumimos que, a pesar de su complejidad y sus limitaciones como artefacto narrativo e simbólico, podíamos abordarlos desde otra perspectiva. Lejos de promover una retórica patrimonial exaltando el pasado (inca o no), quisimos explorar la diversidad de las temporalidades que esta noción abarca, el pasado como el presente, tanto las rutas incas o las de los llameros como los caminos de la migración en la actualidad. También era una invitación a abordar temas culturales y sociales: la identidad comunal en los distintos distritos del valle a lo largo de los siglos, el uso del quechua, las memorias del pasado reciente y sus fracturas.

En el contexto de incertidumbre relacionado con la pandemia, era necesario emprender acciones pequeñas y concretas, con resultados tangibles a corto plazo. Este tema nos ayudó a unificar los proyectos audiovisuales y de cartografía digital bajo una temática común, la de trabajar sobre el Valle del Sondondo en toda su pluralidad. Esto también significó intervenir en espacios relativamente desocupados hasta hoy, como el de la presencia digital muy fragmentada de los distritos del valle de Sondondo en Internet.

Pero sobre todo, nos propusimos revalidar esta idea de los caminos desde la participación de las personas, es decir enfocándonos en el proceso más que en la narrativa.

Se convocó a jóvenes profesionales del valle quienes construyeron los itinerarios junto con los comuneros y las autoridades comunales. Luego de un trabajo remoto de varios meses, intercambiando visiones y experiencias, se realizó un trabajo de campo de un mes, mezclando fases de caminatas con trabajo de gabinete.

Por ello, reunimos un equipo de cinco jóvenes, entre ellos tres arqueólogos (John Edmert Capcha Condori, Edwin Ramos Cupe y Edgar Quispe Mascco), un antropólogo (Clark Asto) y una profesional del sector privado (Yuri Ccenco Atauje), quienes, junto con dos especialistas franceses en turismo (Dominique Riva-Roveda, Stéphane Vallin), trabajaron unidos para fomentar una cartografía digital geo-referenciada de más de 40 itinerarios de caminata, camioneta y bicicleta de montaña en los 6 distritos que componen el valle, así como la promoción de rutas turísticas regionales que permitan integrar a la provincia de Lucanas en circuitos turísticos nacionales. La idea de este atlas digital no solo era contribuir a mejorar la visibilidad digital del valle a través de la producción de textos, imágenes y visitas virtuales 360° y su difusión masiva en plataformas tales como Google Map, Google Street View o Wikiloc, sino también generar una dinámica de grupo donde cada uno pueda participar en cada etapa del proceso de identificación, selección y narración de las historias que les parecía relevante.

Esta experiencia original reveló lógicas y visiones distintas muy enriquecedoras, incluso en las formas de apropiarse el territorio a través del caminar. De hecho, el proyecto “Patrimonio del Valle de Sondondo” no pretendió de ninguna manera sustituir a la población local imponiendo su visión del patrimonio. La movilización de los símbolos y la producción de las historias asociadas, tanto en la forma (estética), cuanto en el fondo (relatos locales, en este caso bajo la forma de itinerarios a vocación turística), fueron el fruto de esta experiencia compartida, la más cercana posible al contexto local.

[1] Varios párrafos de este texto provienen de un artículo publicado por el mismo autor: Jallade, S. (2018) Qhapaq Ñan. Les chemins incas et le choc des mémoires. En A., Musset (dir.), 7 routes mythiques. Quand l’Histoire se mêle à la légende, 75-95. París: A. Colin.

[2] Universidad de Lima.

[3] Caminos del Perú. Historia y actualidad de las comunicaciones viales. Banco del Crédito del Perú, Lima.

[4] PUCP, Lima. Publicado en 1955.

[5] Lopez, Buenos Aires.

[6] Losada, Buenos Aires.

[7] Meza Bazán, M. M. (1999) Caminos al Progreso. Mano de Obra y Política de Vialidad en el Perú. La Ley de Conscripción Vial, 1920-1930 (tesis de licenciatura). UNMSM, Lima.

[8] Galinier & Molinié, 2006. Les néo-indiens: une religion du IIIe millénaire. Odile Jacob, París.



Citar este post
Cecile Hubert (2022, 19 mayo). ¿Porqué los caminos? Patrimonio del Valle del Sondondo. Recuperado 21 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/ugnn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search